lunes, 20 de agosto de 2012

Pifiasmentales

Mi madre siempre me decía que yo no era persona y a día de hoy se lo agradezco, ya que la mayoría de las personas son imbéciles y como decía Michael Rosenbaum en la película la fraternidad
-Los tíos son gilipollas.
Y no tan lejos de la verdad yo no me excluyo de ese grupo. Pero hoy estando en mi adorado y asqueroso trabajo, me he planteado seriamente como es posible que la estupidez humana llegue a niveles tan altos, tal es su frustración que sienten algunas personas que tienen la necesidad de amargar a los que les rodean. Ainsss creo que esta es una mala época para intentar enseñar o mas bien corregir ciertos aspectos de mucha gente, sobre todo de los adultos.
Publicar un comentario