miércoles, 15 de octubre de 2014

Feed.

- Llegó; se sentó, justo al borde donde el mar rozaba la arena seca, me puse a cantar los números como era costumbre los viernes noche en la playa, en eso que iba cantando lo observe, sentado, fumando, meditando algo. Susana cantó bingo cuando me pareció ver que el chico saltaba. Continuamos jugando y seguí cogiendo bolas. Begoña estaba histérica porque le faltaban dos números para hacer bingo.
- Begoña! Esa ha nacido con una estrella pa'ya  pal chichi, siempre con suerte...
- A lo que iba, yo seguía cantando, bola aquí, bola halla,
- Hija es que jugar al bingo con cien bolas entre cinco...
- Me puse a observar al muchacho, otra ola le iba a golpear y saltaba hacia atrás, más atrás y ahí se quedó, quieto mirando hacia el mar, yo me dediqué a lo mío, lo menos paso seis minutos a lo que cantaron bingo, me había puesto menos a mirarle y más en tratar de hacer una pirámide con las bolas que iba soltando tras el canto. Cuando fuí a ver de quien era la voz que había cantado bingo...
- Begoña, lo sabía, sieg'que..
- Pues sí qué, no, era el chico.
- Que poco fundamento eldel...
- Me sonrío y se disculpo, que la tentación era muy fuerte como para resistirse a ella vista la situación, saludo inclinando la cabeza y subió por las escaleras,al llegar arriba vi que lanzo algo al suelo con un gesto de desprecio
- Ayy, esta huventu, tan locos...
-  Pues fijatetú que se le para un hombre recriminándole lo que había hecho, que era un hediondo, ¿y sabes lo que le dise?
-  Que encima le responde...
-  pues sí, le suelta que justo cuando estaba subiendo las escaleras estaba reflexionando sobre eso en cuestión; no le importaba, no lo tiraba ahí por vagancia, aunque tuviera la papelera justo al lado, no como acto de protesta, si no más bien desprecio, devolviendo lo que había en la arena al lugar donde pertenecía. Se metió las manos en los bolsillos de su chaqueta y como un suspiro se marchó , a paso lento hacia playa chica por el paseo, mientras el otro lo mando a cagar. Todas se quedaron bobas mirando como sumidas en un trance, me reí al verlas así, de repente se pusieron hablar de cuando ustedes eran chicas, del lugar donde jugaban, ¿ abuela es cierto que antes había playa justo donde estaba Triana? ¿Y que habían dos puentes?
- Ahh el puente palo, puente piedra, luego estaba el polar ¿Y mira?...¿Qué fué lo que tiró?
- Pues un bote de zumo envuelto en arena, una colilla de tabaco igual y una limpia e incandescente chusta de porro...
[- Mala hente esa...]
Publicar un comentario