miércoles, 22 de agosto de 2012

Fuck

Te despiertas a las cuatro de la mañana y sabes  perfectamente que al  abrir los ojos, tus pupilas están tan cerradas que no entraría un alfiler pese a la oscuridad que envuelve el cuarto. Sales de la  habitación con una extraña sensación difusa y en tu mente no para de sonar la misma canción una y otra vez, como una estúpida maldición.

¿Resultado de tal experimento del cerebro? Pies, móvil y suelo a prueba de enfermedades gracias a un generoso chorro de jarabe para la tos.

Vas al baño, limpias el móvil, te metes en la la cama y te cagas en tu madre al notar los pies. Tratas de limpiarte con una vieja camiseta y un poco de agua de una botella que tienes al lado de la cama, te vuelves a cagar en tu madre porque ahora tienes una camiseta glaseada, húmeda y los pies peor de como estaban antes. Te vuelves a levantar y vas al baño, con la canción de fondo repitiéndose en tu mente, taladrando todos los sentidos.
Tratas de mear y se te cae la puta tapa mientras estas en el proceso de aliviarte mas que sea un poco, sin contar que el papel que vas a usar para limpiar semejante estropicio se te parte y se cae, quedándose algunos trozos de ellos pegaditos a tus pies. Consigues lavarte los pies sin romperte la cara, supongo que alguien en el mas halla se sentirá generoso. Te metes en la cama de nuevo y todo esta en silencio, todo esta en calma, pero eso si, acompañado de una música de fondo que no tiene fin. Y ahi estoy yo, tirado en la cama hasta la seis de la mañana, escribiendo esto........

                                                                          FUCK
Publicar un comentario